Blog

Carta Abierta a Ejecutivos(as), Oficiales y Obispos(as) de Iglesias Protestantes en Puerto Rico

Descargar la carta en PDF aquí

Escucha la carta desde nuestro Podcast:

Pues bien, háblales en mi nombre, y diles “Esto dice el Señor: Pueblo mío, voy a abrir las tumbas de ustedes; voy a sacarlos de ellas y hacerlos volver a la tierra de Israel” Ezequiel 37:12

Profetiza, Pueblo mío, profetiza una vez más. 
Que tu voz sea al eco del clamor de los Pueblos en opresión... 
Denuncia tú a aquellos que causan opresión para que se conviertan y vuelvan a su Dios...
Sea tu esperanza y sea tu misión el construir la nueva comunidad de amor...
Profeta te consagro, no haya duda y temor en tu andar por la historia; sé fiel a tu misión.
(Profetiza, Pueblo Mío, Martha Zárate Macías)

1 de mayo de 2021

Reciban un saludo cordial de parte de la Mesa de Diálogo Martin Luther King, Jr. y de su cuerpo coordinador. Nos acercamos a ustedes, nuestr@s pastor@s y profetas, para traer ante su atención el clamor de un pueblo que necesita escuchar una voz que les convoque a caminar en la senda de la paz con justicia. Llamamos con amor y firmeza su atención por su responsabilidad indelegable como líderes de nuestro pueblo: ustedes son esa voz que no se escucha.

Las circunstancias históricas por las que atraviesa nuestro Archipiélago ponen a prueba una vez más la profundidad y alcance de la misión profética de la iglesia protestante. Esta es una invitación sincera que brota del avivamiento que produce la poderosa presencia del Cristo resucitado y del Espíritu del Señor.

Comprendemos la complejidad en la composición de las iglesias, su diversidad de pensamiento teológico, ideológico, cultura religiosa, su demografía de clase social, género, generacional y raza. Reconocemos el papel complejo de los ejecutivos y obispos de mantener sus iglesias unidas y detener el decrecimiento que sufren. Compartimos sus preocupaciones sobre el impacto económico y demográfico en la iglesia producto del colapso social y económico indetenible, luego de las catástrofes producidas por los huracanes, terremotos, emigración y una pandemia avasalladora. Entendemos su celo por mantener la cohesión y estabilidad interna, y evitar diálogos sobre temas que levanten ronchas. No obstante, ni la cohesión, ni las limitaciones económicas ni la pérdida de membresía relevan o se sobreponen a la responsabilidad histórica, profética y moral del liderato religioso a señalar y condenar las condiciones de injusticia que nos oprimen. Las ronchas de un diálogo sobre estos temas incómodos podrían ser un síntoma pasajero de sanidad, preferibles a las heridas profundas auto- infligidas por el silencio.

Las presiones y pretensiones de neutralidad y consenso para silenciar al liderato religioso del país y preservar la unidad en la iglesia terminan contribuyendo al fortalecimiento de las condiciones de injusticia que son la causa del estancamiento del país. La mal concebida “prudencia” del silencio en torno a los temas medulares de justicia social hace que la iglesia y su liderato luzcan impertinentes, irrelevantes, y llega un momento donde es traición. ¿Acaso no fue esto lo que expresaron las palabras poderosas y desafiantes del Dr. Martin Luther King, Jr. y el Obispo Desmond Tutu?:

Llega un momento en que uno debe tomar una posición que no es segura, ni política, ni popular. Pero, uno debe tomarla porque es la correcta… El lugar más caliente del infierno está reservado para aquellos que permanecen neutrales en tiempos de gran conflicto moral.
-Rvdo. Martin Luther King, Jr.

Si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor.
-Obispo Desmond Tutu

El compromiso evangélico profético de la denuncia y de acompañamiento a los esfuerzos organizados para resistir las injusticias es un imperativo. La ̈santidad social ̈ o ̈espiritualidad social ̈ no son un ornamento cosmético o académico que se muestran y se esconden según convenga. La teóloga Agustina Luvis nos recuerda que:

…nuestro compromiso social nace del seguimiento al Maestro y se traduce en una ética que hace realidad en la tierra su reino de justicia y su voluntad, así como en los cielos.

En los pasados meses la Mesa MLK, Jr. ha celebrado diálogos con diversos sectores de la sociedad que se plantean modelos nuevos de humanidad y sociedad. Ha sido un conversatorio público, crítico y honesto de múltiples crisis espirituales y sociales. Hemos integrado voces ahogadas e invisibilizadas del corazón de las iglesias y del margen de estas. Hemos escuchado las denuncias y requerimientos de jóvenes cristianos que reclaman la presencia de la Iglesia fuera de los templos; de líderes comunitarios, cristianos y no cristianos, pastores/as de iglesias de puertas abiertas, líderes feministas, ambientalistas, gremios sindicales y grupos de la sociedad civil que resisten los atropellos al pueblo en general y sectores vulnerables en particular y que proponen alternativas con perspectivas liberacionistas. ¿Y ustedes, qué han dicho? El cuestionamiento al silencio e indiferencia del liderato evangélico de cúpula es consistente y la denuncia de su invisibilidad, con contadas excepciones, es desconcertante. Las personas y las instituciones comienzan a languidecer cuando ocultan o guardan silencio ante asuntos que atentan contra la vida plena. La oscuridad del silencio y la indiferencia solo las deshace el diálogo abierto, sincero y crítico.

Para agravar la situación, el conservadurismo y el fundamentalismo religioso monolítico, no sólo se ha extendido progresivamente en nuestras congregaciones, sino que se ha posicionado en la esfera pública y política, sin contraparte que balancee la opinión y acción evangélica pública con perspectivas críticas y liberacionistas. El conservadurismo de corte fundamentalista transita por la vía franca, homogenizando el discurso público de la iglesia, hasta el punto de que se proyectan como sinónimo de la iglesia puertorriqueña. Retumba con dolor la frase de Luther King: “Lo preocupante no es la perversidad de los malvados, sino la indiferencia de los buenos”.

¿Qué esperamos de los Ejecutivos y Obispos de las iglesias protestantes en Puerto Rico?

Que rompan los silencios para emprender un diálogo sistemático, sostenido, inclusivo y sustentable, iluminados por la misión y la visión de Dios en el mundo. Un diálogo dirigido a establecer grupos de diálogo y trabajo ecuménicos para ver, juzgar y proponer alternativas transformadoras a estos y otros serios problemas:

  • los fundamentalismos religiosos
  • el patriarcado dentro la iglesia y la sociedad
  • el neoliberalismo del desastre y la necesidad de un desarrollo sostenible y sustentable que erradique la pobreza infantil y la dependencia
  • la privatización de los servicios y patrimonio públicos
  • los planes de ajustes para el pago de la deuda pública y los efectos para las poblaciones vulnerables, pensionados(as) y la Universidad de Puerto Rico
  • la corrupción gubernamental y el sistema electoral
  • mecanismos democráticos para la descolonización de Puerto Rico conforme a los derechos humanos.

Que se expresen públicamente en los medios de comunicación masiva y redes sociales sobre los temas medulares que evidentemente son pecado. El pueblo, y no sólo las congregaciones seguras en los templos necesitan escuchar la voz de una Iglesia liberadora para encaminarnos a una vida plena.

El Rev. King, nos recuerda que “siempre es el momento apropiado para hacer lo que es correcto ̈.
Y en lo que la Mesa de Diálogo Martin Luther King, Jr. pueda apoyarlos a realizar estas u otras iniciativas proféticas y sanadoras, cuentan con nosotr@s.

La mano de Dios en nuestro mundo está derribando estructuras de opresión. He aquí la destrucción de toda explotación por la poderosa mano de Dios.

La mano de Dios en nuestro mundo está Obrando con juicio y con amor. La iglesia sin temor se une con valor a estas obras de la mano de Dios.

(La mano de Dios, Patrick Prescod)

En la causa de la construcción de la paz con justicia,

Rvda. Edma Torres Lopez Co-Coordinadora Mesa MLK

Lester C. Santiago Torres Co-Coordinador Mesa MLK

Martin Luther King y el movimiento obrero (III)

De Memphis a LUMA: Martin Luther King, Jr. y los Retos del Sindicalismo Puertorriqueño

Foto en Memphis, Tennessee, por Joshua J. Cotten on Unsplash

El Dr. King no fue asesinado en una marcha por la desegregación de los espacios públicos. Tampoco fue asesinado en una protesta por el acceso o el derecho al voto de los negros. El pastor King fue asesinado apoyando la huelga de los trabajadores de la basura en la ciudad de Memphis, Tennessee. Dicha huelga tenía como fundamento el derecho de los trabajadores a su organización y la necesidad de políticas de salud y seguridad en el empleo. A pesar de la negativa de su círculo íntimo a que participara activamente en esta huelga en medio de la campaña de reclutamiento para la Marcha de los Pobres en Washington, King opto por ser solidario con la clase trabajadora. Vio la huelga como “el punto de partida en el cual la primera fase del movimiento por la igualdad política y los derechos constitucionales seguiría como la fase dos de la igualdad económica”.

King no fue extraño al movimiento obrero y sindical. En 1958 se pronunció en contra de las mal llamadas leyes del “derecho al trabajo” cuya finalidad eran debilitar la organización sindical. Dijo King en el 1961 “En nuestra gloriosa lucha por los derechos civiles, debemos evitar ser engañados por falsos lemas, como “derecho al trabajo”. Es una ley que nos roba nuestros derechos civiles y laborales. Su propósito es destruir los sindicatos y la libertad de negociación colectiva mediante la cual los sindicatos han mejorado los salarios y las condiciones laborales de todos … Dondequiera que se han aprobado estas leyes, los salarios son más bajos, las oportunidades laborales son menores y no hay derechos civiles. No tenemos la intención de dejar que nos hagan esto. Exigimos que se detenga este fraude. Nuestra arma es nuestro voto ”. 

Promovió activamente un ingreso garantizado anual para toda persona. En el 1967 en la convención del “Southern Christian Leadership Conference” (SCLC) dijo lo siguiente: “Debemos desarrollar un programa que lleve a la nación a un ingreso anual garantizado… Debemos crear pleno empleo o debemos generar ingresos.” 

Apoyo el “Presupuesto de la Libertad” cuyo propósito “era un programa de transformación económica que incluía una garantía de empleo para todos los que estén dispuestos y dispuestos a trabajar, un ingreso garantizado para quienes no pueden trabajar o para quienes no deberían estar trabajando, y un salario digno para levantar los trabajadores pobres salen de la pobreza”.

Insistió en una Carta de Derechos de los Desventajados. En un ensayo publicado en la revista LOOK en el 1968 señaló la importancia de esta Carta “necesitamos una declaración de derechos económicos. Eso garantizaría un empleo a todas las personas que quieran trabajar y puedan hacerlo. También garantizaría un ingreso para todos los que no pueden trabajar. Algunas personas son demasiado jóvenes, algunas demasiado mayores, algunas tienen discapacidades físicas y, sin embargo, para vivir, necesitan un ingreso”. 

Y proclamó la necesidad imperiosa de una profunda redistribución de las riquezas. En una reunión del Comité Consejero Nacional del SCLC, King señaló que “algo está mal con el capitalismo, tal y como está en los Estados Unidos. No estamos interesados en ser integrados en esta estructura de valores… una distribución radical de la riqueza debe suceder”. En otra ocasión afirmó, que “por años he trabajado con la idea de reformar las instituciones existentes de la sociedad, un pequeño cambio aquí y un pequeño cambio allá. Ahora siento diferente. Yo pienso que tenemos que reconstruir la sociedad enteramente”.

En diciembre de 1963, 24 horas después de haber regresado de Europa luego de recibir el premio Nobel de la Paz, marchó junto a las mujeres negras en huelga en la compañía Scripto en la ciudad de Atlanta. 

En marzo de 1968, el Dr. King envió un telegrama al líder de los trabajadores agrícolas en ayuno, César Chávez, donde les dijo “Como hermanos en la lucha por la igualdad, tiendo mi mano en señal de hermandad y buena voluntad y deseo éxito continuo a usted y sus miembros… Usted y sus valientes compañeros han demostrado su compromiso para restaurar los opresivos errores causados sobre la gente explotada. Nosotros estamos juntos a ustedes en espíritu y en determinación de que nuestros sueños por un mejor mañana serán realizados.”

La relación de King con el movimiento obrero y sindical empezó en diciembre del 1955 cuando se reunió con A. Philip Randolph de la “Brotherhood of Sleeping Car Porters” en busca de apoyo para el iniciado boicott a los autobuses en la ciudad de Montgomery. Esto lo llevó a establecer relaciones con diversas organizaciones sindicales y obrera, la cuales se convirtieron en importantes aliados del movimiento por los derechos civiles. Michael K. Honey nos dice en la introducción a la colección de discursos de King a organizaciones obreras y sindicales “All Labor Has Dignity” (Todo Trabajo Tiene Dignidad) que “la relación de King con las uniones de izquierda lo ayudaron a desarrollar un experimento de solidaridad entre los sindicatos y los derechos civiles que duró hasta su muerte”. 

En septiembre del 1962, un año antes de la Marcha a Washington, ante el Distrito 65, de la “Retail, Wholesale and Department Store Union” en la ciudad de Nueva York, unión compuesta casi en su totalidad por trabajadores/as negros/as y puertorriqueños/as, presentó un primer esbozo de uno de sus más importantes discursos donde señala la interseccionalidad del racismo, el militarismo y la pobreza no sólo en la sociedad estadounidense sino en el mundo. Este discurso, que es conocido como “Los Tres Males de la Sociedad”, es importante porque será la línea política y teológica que definirá el pensamiento de King hasta su asesinato. Este donde señaló que la guerra, la injusticia económica y la injusticia racial son los tres males de la sociedad. 

Un elemento importante a señalar en este discurso es su afirmación de que “nos hemos dado cuenta de que si queremos ser libre, nosotros debemos hacer algo para eso”. El descontento ante nuestra realidad de explotación y empobrecimiento debe llevarnos a la acción y al reconocimiento de que somos nosotros y nosotras los artífices de nuestra libertad. Ni el estado ni el gobierno son capaces de transformar nuestra sociedad para el beneficio de las mayorías. Somos nosotros y nosotras, en unidad, las que iniciaremos las profundas transformaciones que son necesarias para una vida plena y abundante.

Es importante señalar que la famosa Marcha a Washington de agosto del 1963 llevaba como título “La Marcha por la Libertad y el Trabajo”. El movimiento de derechos civiles estaba muy claro sobre la relación que existía entre las políticas segregacionistas y el empobrecimiento de los negros y de otras minorías. No es suficiente luchar por la igualdad legal o constitucional es fundamental exigir la igualdad y la seguridad económica. 

Señaló algunas ideas de King que creo siguen siendo vigentes para nosotros y nosotras hoy.

Primero. King reconoce que ante la crisis del capitalismo el movimiento obrero fue “la respuesta inspiradora a esta intolerable y deshumanizada existencia”. Nunca debe olvidarse la historia de la contribución de la lucha obrera y sindical al mejoramiento de las condiciones de vida no sólo para la clase trabajadora sino también para la sociedad en general. Lucha en la cual las mujeres han jugado un rol protagónico y esencial. Nuestro reconocimiento a ellas en esta hora. 

Este auto reconocimiento es fundamental. El movimiento obrero y sindical tiene la oportunidad de ir creando y modelando en sus filas en nuevo mundo que deseamos y al cual aspiramos. Es por esta razón que hay que superar el “tallerismo” y el “economicismo”. Debe existir tolerancia cero dentro de la filas sindicales y obreras ante todo tipo (física, verbal, económica, cultural, espiritual) de violencia de género. Deben convertirse en un modelo de educación de género en el lugar de trabajo. Un rechazo claro ante la homofobia y el discrimen a la identidad de género. Una oposición férrea a xenofobia. Una denuncia sin cuartel a las políticas de destrucción de nuestro ambiente. Un apoyo continúo a la lucha del magisterio por el fortalecimiento de la escuela pública de calidad y por una Universidad libre y accesible. Para King el movimiento obrero y sindical había iniciado el camino para una nueva sociedad en su lucha por mejorar las condiciones de vida de miles y miles de trabajadores y trabajadoras sin importar el color de su piel. Hoy ese reto sigue vigente.  

Segundo. King señala que “… nosotros sabemos que si no hay una organización simultanea de nuestras fuerzas, no tendremos los medios para movernos hacia adelante”. Una de las propuestas más importantes de King, y una de las mayores amenazas al sistema capitalista en su tiempo, era su insistencia en crear un movimiento social y político que estuviera por encima de las diferencias raciales y culturales. Insistía en un movimiento amplio y diverso como la fuente de transformación de la sociedad. En este momento crucial en el que vivimos no podemos darnos el lujo de seguir con nuestro tribalismo y nuestros sectarismos. Si nuestro compromiso es mejorar las condiciones materiales y espirituales de la clase trabajadora y del pueblo, es necesario y urgente una unidad de principios en medio de la diversidad de métodos. Dentro del movimiento obrero y sindical debe superarse la diferencia entre sector privado, público o semipúblico. Todos y todas somos trabajadores y trabajadoras, víctimas de la explotación y la opresión por parte del capital y las políticas neoliberales. 

Sobre esta unidad King va más allá y nos invita a crear una amplia coalición si deseamos alcanzar nuestras metas. “Si una coalición de conciencias entre las fuerzas laborales, la iglesia, la comunidad académica y el movimiento de derechos civiles no surge para hacer estas situaciones inescapablemente claras y demandar soluciones, entonces tengo temor que la hostilidad y la violencia producirán una crisis de proporciones nacionales”. Hoy se hace más que necesario esta amplia coalición. Coalición que este consciente de la interseccionalidad de nuestra lucha y con el entendimiento de King de que si uno cae el otro también cae. Esta lucha no es de un sector o un grupo particular. La unidad de los opresores y las opresoras es clara. Contra esa unidad tiene y debe existir una unidad que luche desde distintos frentes por la creación de una nueva sociedad. Una sociedad basada en los valores de la igualdad, la justicia, la solidaridad, la inclusión. 

Tercero. King afirma que “… los sindicatos tendrán que intervenir en la vida política de la nación para marcar el curso que distribuye la abundancia para todos en vez de la concentración para unos pocos”. King estaba claro del potencial político de la clase trabajadora a través de su organización. Son las uniones y los sindicatos, junto a las organizaciones comunitarias, quienes deben señalar el curso en la construcción de una sociedad basada en la justicia y la solidaridad. El movimiento obrero y sindical debe superar su concepción “tallerista” y moverse a una participación política activa amplia. Reconocemos en este momento a la UTIER por liderar la lucha contra la privatización de uno de nuestros activo más importantes y esenciales. Pero esta lucha debe llevarse a todo rincón del país. Luchar contra la privatización de nuestras costas y playas. Luchar contra la privatización de nuestra educación pública y nuestra Universidad. Luchar contra la privatización de los servicios esenciales de apoyo al pueblo. Luchar contra la privatización del transporte de nuestros hermanos y hermanas en Culebra y Vieques. 

Es fundamental que hoy, no mañana, las instituciones religiosas, más allá de la diversidad y de las diferencias existentes entre nosotros y nosotras, construyamos un frente amplio para apoyar las luchas del movimiento obrero y sindical y las luchas comunitarias en nuestra nación. No debemos olvidar que la mayoría de nuestra membresía es trabajadora y mucha vive con un salario mínimo. Mucho de nuestra membresía trabajan en lugares donde no hay una unión que les representen y les proteja. No debemos olvidar que mucha de nuestra membresía es retirada y sostienen económica y físicamente a la iglesia. Una reducción en sus pensiones los pondrá en profunda miseria. No debemos olvidar que mucha de nuestra membresía son trabajaodres de la educación (maestros/as, trabajadores/as sociales, bibliotecarias/as, trabajadores/as en la cocina o en la limpieza) que ven sus empleos en peligro ante la destrucción y privatización de la escuela pública. 

La iglesia de Jesucristo no puede escapar de esta realidad. Una realiad que afecta la vida plena y abundante que el Evangelio promete. No olvidemos las palabras de Zacarías en el capítulo 11 versos 4 al 6 que nos llama a cuidar el rebaño que esta siendo guiado a la matanza. La iglesia y sus pastores/as serán juzgados con severidad por su neutralidad y por su cobardía. 

Concluyo con dos iluminadoras frases del pastor King para todos y todas quienes luchan por construir una nueva sociedad: “Nuestra lucha es por la igualdad genuina, lo cual significa igualdad económica… Nosotros podemos obtener mucho más juntos que divididos… y este es el camino en el que ganamos poder”  y “…saben (los opresores) que cuando hacemos las cosas juntos no nos pueden destruir… déjenme asegurarles que nos levantamos juntos o nos hundimos juntos”. Unidos y unidas venceremos. 

Juan Ángel Gutiérrez Rodríguez
Mesa de Diálogo Martin Luther King Jr. 

Mente fuerte, corazón tierno (II)

Foto por Jose Santiago / Unsplash

“He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos”  Mateo 10:16

King continua su reflexión sobre “Mente Fuerte y Corazón Tierno” describiendo lo que considera es una mente fuerte. Es la mente fuerte la que nos permite enfrentar los lobos y lobas que encontraremos en el camino de la lucha por la justicia, la paz, la solidaridad y la inclusión. Es el fundamento de una práxis pastoral profética militante.

Señala King que una mente fuerte es “caracterizada por un pensamiento incisivo, un acercamiento realista y juicio decisivo… es aguda y penetrante, rompiendo a través de la corteza de leyendas y mitos y discerniendo lo verdadero de lo falso… tiene una fuerte, austera cualidad que hace por la firmeza de propósito y la solidez del compromiso”. Concluye King su descripción de una mente fuerte afirmando que “hay una búsqueda casi universal por las respuestas fáciles y soluciones digeridas. Nada le duele más algunas personas que el tener que pensar”.

En una sociedad colonizada y oprimida, como la puertorriqueña, una mente fuerte es una amenaza al sistema. Una mente fuerte, y sobre todo una mente fuerte cristiana, es una que debe estar dispuesta a cuestionar todas las premisas en la que esta fundamentada nuestra realidad. Desde la perspectiva de la fe cristiana una mente fuerte debe estar pendiente no al ateísmo sino a la idolatría del y al sistema. Idolatría que conlleva la muerte de los y las más débiles y a la explotación de las mayorías. Debe cuestionar, poner en tela de juicio, todo aquello que ponga en precario la vida plena de todo ser humano. Debe cuestionar los supuestos de una sociedad política (colonia) que es producto de una relación política de desigualdad. Debe cuestionar los supuestos de una sociedad económica (capitalismo) que es producto de relaciones de explotación y empobrecimiento. Debe cuestionar los supuestos de una sociedad civil (patriarcal) que es producto de relaciones de exclusión y opresión. 

Esa mente fuerte incisiva debe ayudarnos a tomar decisiones realistas sobre los problemas que nos aquejan día a día. Decisiones realistas que sean productos de ese análisis incisivo. Decisiones realistas sobre cuáles son las mejores alternativas para nuestra realidad. Decisiones que reflejen los valores y principios de la fe de Jesús.

Es una mente que debe liberar a la sociedad de las “leyendas y mitos” en la que se fundamenta. En nuestro entorno puertorriqueño uno de los mitos más incrustado en nuestra mentalidad es la de que no podemos ser una nación independente porque sin los Estados Unidos no sobreviviremos. Los estudios económicos han demostrado que quien no puede vivir sin la explotación de nuestros trabajadores y trabajadoras y de nuestro medio ambiente es los Estados Unidos (PR recibe 18 millones, EUA recibe 70 millones). Es fundamental desbancar el mito de la inferioridad y la incapacidad de nuestra gente para tomar decisiones colectivas sobre su futuro. 

Una mente fuerte es una de “firmeza de propósito y la solidez del compromiso”. Una mente fuerte toma decisiones y es firme en lograr el propósito. Una mente fuerte no vacila ante las dificultades y retos. Una mente fuerte tiene un sólido compromiso con construir una sociedad justa, libre, solidaria e inclusiva. Un compromiso que enfrenta la violencia, la persecución y la exclusión con determinación y arrojo. 

Luego de describir la mente fuerte, King señala que no hay nada más doloroso y difícil para el oprimido y la oprimida que tener que pensar, buscar soluciones reales y creativas a los problemas que enfrentamos. El sistema de dominación se ha encargado de hacerlo difícil cuando pone en tela de juicio los análisis de quienes piensan críticamente.  Cuando cuestiona la educación liberadora y ponen en riesgo la educación pública.

Continúa su reflexión señalando que la mente suave se encuentra en su “credibilidad increíble”. Aquí King reflexiona sobre el rol de la publicidad en manipular a la gente. Esta credibilidad increíble es la “aceptación del lector de la palabra impresa como la verdad última… pocas personas tiene la fortaleza de mente de juzgar críticamente y discernir la verdad de los falsos, de los hechos de la ficción”. Para King la mente débil es la que acepta sin cuestionar la información de los medios de prensa. Nunca debemos olvidar que la prensa es parte del sistema económico y cuyo papel, en la mayoría de las veces, es mantener la mente débil con medias verdades, mentiras y desinformación. Los medios de comunicación NO son objetivos. No están libre de intereses. No debemos olvidar las palabras sobre la prensa de otro gran líder de la libertad y la justicia Malcom X “si no estamos prevenidos ante los medios de comunicación, nos harán amar al opresor y odiar al oprimido”. 

Otro elemento para King de una mente suave es la de “acoger toda clase de supersticiones”. La mente suave, que no desea reflexionar o cuestionar, queda invadida por miedos irracionales. Miedos que no están basados ni en la realidad ni en los fundamentos de la fe ni en el conocimiento humano. Uno de esos miedos irracionales para King es el miedo al cambio. Miedo que no nos permite avanzar. Que no nos permite tomar riesgos para mejor nuestras condiciones. No nos permite ver que “otro mundo es posible”. Ese miedo al cambio lleva a basar nuestra seguridad en el “estatus quo”. Para King la mente suave “siempre desea congelar el momento y agarrar la vida firme de lo mismo”. Algunos y algunas desean mantener una realidad política la cual se nos ha dicho que no ha existido ni existe. Otros y otras que desean una relación política que repetidamente se nos ha dicho que no es posible. Esa es una mente débil. 

Esta mente débil, nos dice King, ha invadido también a la religión. Cuando una religión, cualquier religión, deja de ser crítica de sí misma es una religión débil. Cuando una religión, cualquier religión, deja de ser crítica de su práctica es una religión débil. Cuando una religión, cualquier religión, deja de cuestionar sus fundamentos es una religión débil. Señala King que “a través de edictos y bulas, inquisiciones y excomunicaciones, la iglesia ha intentado prorrogar la verdad y poner una impenetrable pared de piedra en el camino de los buscadores de la verdad.” La iglesia en muchas ocasiones han sido el principal obstáculo para la creación de una sociedad más justa, libre, solidaria y inclusiva. En broma y en serio concluye “las personas con mentes suaves han revisado la bienaventuranza para que lea “bienaventurado son los puros en ignorancia, porque verán a Dios”.

Otra característica de una mente débil es la creencia de que hay conflicto entre la ciencia y la religión. King apunta que “el conflicto es entre religiosos de mente suave y científicos de mente fuerte, pero no entre ciencia y religión… No son rivales. Son complementarios. La ciencia mantiene a la religión de hundirse en el valle del irracionalismo lisiado y obscurantismo paralizante. La religión previene a la ciencia de caer el pantano del materialismo y el nihilismo moral”.

Esto lo hemos visto en el pasado año con líderes políticos y religiosos en todo el mundo cuestionando a la medicina y a la ciencia sobre la realidad y los efectos del COVID19. Este cuestionamiento a la ciencia de nuestras instituciones religiosas, producto de la ignorancia, de la superstición y del miedo, ha causado la muerte al menos 3 millones de personas alrededor del mundo al permitir que la desinformación, el engaño y la mentira se apodere de nuestra reflexión y de nuestra acción. Este cuestionamiento a la ciencia llevó a cuestionar la importancia de acciones de solidaridad (uso de mascarilla, distanciamiento físico, limitación a la movilidad) para evitar el contagio y la muerte. 

Lo hemos visto en las pasadas semanas en la discusión sobre la mal llamadas “terapias de conversión”. La ciencia nos ha señalado con claridad los efectos nocivos de estas prácticas para quienes la reciben. La ciencia nos ha dicho con claridad la inefectividad de estas prácticas. La ciencia también nos dice que los aspectos del género son mucho más complejos de lo que creemos. 

No estamos llamados a aceptar todo lo que la ciencia nos dice. Debe ser cuestionada como todo en nuestro entorno. Pero no debe ser rechazada simplemente porque no va acorde a nuestras interpretaciones del texto sagrado, nuestras construcciones teológicas o nuestros intereses económicos o políticos.

Esta actitud de la mente suave, sobre todo ante la ciencia, es una de las causas básicas del prejuicio racial. Hoy día es una de las causas para las exclusiones que muchos miembros de nuestra comunidad experimentan. Nos dice King “La persona con una mente fuerte siempre examina los hechos antes de llegar a una conclusión… El prejuicio social es producto del miedo sin fundamento, sospechoso y mal entendido”. Toda exclusión es producto de una mentalidad débil. Toda exclusión debe ser cuestionada a la luz de la fe y del conocimiento humano.

Concluye King esta sección afirmando que “Hay muy poca esperanza para nosotros hasta que tengamos una mente lo suficientemente fuerte para liberarnos de las cadenas del prejuicio, las medias verdades y la absurda ignorancia. La situación del mundo de hoy no nos permite el lujo de una mente suave”.  Estas palabras siguen siendo vigentes hoy. 

Una práxis pastoral profética militante comienza liberándose (descolonizándose) de todas las supersticiones, teorías y teologías que nos mantienen oprimidos y oprimidas a la realidad del pecado y maldad de la injusticia, la exclusión, el empobrecimiento y la explotación. Una práxis pastoral profética militante se fundamenta en una mente fuerte que este dispuesta a luchar contra las supersticiones, las mentiras, la desinformación y el miedo (mentalidad colonizada y oprimida). Una práxis pastoral profética militante debe reflexionar y cuestionar toda nuestra realidad a la luz de los valores de las Buenas Nuevas del Reino de Dios.

Parafraseando las palabras del apóstolo Pablo a los Romanos en el capítulo 12: “No os conforméis a la mentalidad débil y colonizada de este siglo, sino transformaos y liberaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento y conocimiento desarrollando una mente fuerte para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta que da vida plena y abundante”.

Continuamos la próxima semana. 

Juan Ángel Gutiérrez Rodríguez

Mente fuerte y corazón tierno (I)

“He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos” Mateo 10:16

Pancarta lee “sin justicia no hay paz” en marcha de Black Lives Matter en Washington D.C. (Clay Banks)

El primer sermón de esta serie es titulado “Mente Fuerte y Corazón Tierno”. El mismo se basa en el texto de Mateo 10:16 que dice “Sean sabios como serpientes y mansos como palomas”. 

El pastor King comienza señalando que “un hombre fuerte es una mezcla viva de opuestos fuertemente marcados”. Continúa afirmando que “… la vidaen su máxima expresión es una síntesis creativa de opuestos en fructífera armonía”. Luego cita a Hegel afirmando que “la verdad no se encuentra ni en la tesis ni en la antítesis, sino en una síntesis emergente que reconcilia las dos”. 

King le recuerda a su audiencia que Jesús sabía que los discípulos tendrían que enfrentar un mundo difícil y hostil y un mundo en el que “confrontarían oficiales políticos recalcitrantes y la intransigencia de los protectores del viejo orden” y que “encontrarían hombres cuyos corazones han sido endurecidos por el largo invierno del tradicionalismo”. Jesús les recuerda a sus discípulos, y King a sus oyentes, que “He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos”.

Es importante en este momento recordar las palabras de Jesús en el Evangelio de Mateo capítulo 7 versos 15 “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.” La gran mayoría de los lobos y lobas que encontramos en la lucha por la justicia, la equidad y la solidaridad la encontramos al interior de la iglesia y de las instituciones religiosas. Esos falsos y falsas profetas son los que predican como imperativo categórico defender y proteger la vida a toda costa de los no nacidos pero a la misma vez legisla y proclaman el derecho del padre y la madre a torturar a sus hijos e hijas por que no les gustan las opciones de sus hijos/as.

También debemos recordar las palabras del profeta Ezequiel en el capítulo 22 versos 27 Los jefes de este país son como lobos que despedazan su presa, listos a derramar sangre y a matar gente con tal de enriquecerse”. Y las del profeta Sofonías en el capítulo 3 verso 3 “Sus jefes son como leones que rugen; sus jueces, como lobos del desierto que no dejan ni un hueso para la mañana.” Estos lobos y lobas su única intensión y finalidad es enriquecerse a costa del trabajo y el esfuerzo de otros y otras y arrasar con todo en beneficio de su interés particular. Esto nos recuerda el ya famoso contrato de LUMA que permite la privatización de un servicio esencial como la energía eléctrica en beneficio de una corporacióny de quienes les representan el la Legislatura en contra de los mejores intereses del pueblo.  

En esta parte del mensaje King nos da algunas indicaciones de quienes son estos lobos y lobas. Los primeros son los “recalcitrantes e intransigentes” que harán todo lo posible por mantener el viejo orden. Este viejo orden es el orden patriarcal, de la opresión racial, sexual, política y económica. Son los y las políticos que legislan en contra de los mejores intereses del pueblo y de la mayoría de la clase trabajadora. Son los y las políticos cristianos/as que legislan para imponer su visión de la religión, el matrimonio, la familia y la sociedad sobre la sociedad. Son los y las políticos que ponen sus intereses financieros y económicos sobre los intereses de los empleados públicos al reducirles sus salaries y derechos y de los retirados/as al querer reducir las pensiones de los/as jubilados/as. Son los y las políticos que en cada elección nos prometen sabiendo que no cumplirán sus promesas. Son los y las políticas cuyo único interés es mantener el sistema político colonial para mantenerse en el poder. Son los y las políticos que desean mantener las políticas económicas neoliberales de las cuales son parásitos y beneficiarios. 

Los segundos lobos y lobas de que los que nos habla King son los “corazones endurecidos por el tradicionalismo”. Este tradicionalismo era el orden del racismo y la exclusión. Hoy ese tradicionalismo lo encontramos en las instituciones religiosas que desean continuamente imponer sus acercamientos a la sexualidad y a la familia como elementos de ley y orden. Ese tradicionalismo lo encontramos en las instituciones sociales que desean mantener la estructura económica de dependencia que les permite su existencia. Ese tradicionalismo lo encontramos en las instituciones económicas y financieras que permiten las políticas económicas de explotación y empobrecimiento para poder mantener sus niveles de ganancias. Ese tradicionalismo lo encontramos en las organizaciones políticas que mantienen estructuras y políticas organizativas basadas en el patriarcado (sexismo, homofobia, transfobia). Ese tradicionalismo lo encontramos en las organizaciones sindicales cuando no es están dispuestos abrirse a la creatividad y a la innovación en la lucha por los intereses de la clase trabajadora.

El conocer y reconocer los lobos y lobas que encontraremos en nuestra caminar por la justiciar, la solidaridad y la inclusión es fundamental para una praxis pastoral profética militante. Es responsabilidad de esa pastoral desenmascarar estos lobos y estas lobas; llamarles por sus nombre y títulos. Es responsabilidad de esa pastoral ayudar al pueblo a reflexionar sobre estos lobos y lobas quienes son. Es responsabilidad de esta pastoral acompañar aquellos y aquellas que son víctimas del viejo orden y del tradicionalismo. Es responsabilidad de esta pastoral denunciar el viejo orden de opresión y el tradicionalismo de exclusión como lo hizo Jesús cuando desenmascaró al liderato religioso de su época. 

Son muchos más los lobos y las lobas que encontramos y encontraremos en nuestro camino en la lucha por una sociedad más justa, liberadora e inclusive. King nos dice que la fórmula que Jesús les dio a sus discípulos para enfrentar estos lobos y lobas y aún ser fieles al Evangelio de liberación, justicia e inclusión fue desarrollar una mente fuerte y un corazón tierno. 

Continuamos

Juan Ángel Gutiérrez Rodríguez

La fuerza de amar

… para una práxis pastoral profética militante

Domingo, 4 de abril de 2021

Martin Luther King Jr. en marcha en Washington, D.C. (The National Archives and Records Administration)

“… enfrentar el mensaje cristiano ante los demonios sociales que cubren nuestros días y el testimonio y la disciplina personal que se requiere.” MLK

Un día como hoy hace 34 años fue asesinado el pastor Martin Luther King, Jr. por su compromiso con los sectores explotados no solo en los Estados Unidos sino en el mundo. Fue asesinado apoyando el derecho de la clase trabajadora a la organización sindical, el derecho a la huelga y a mejores condiciones de trabajo y salario. 

Hoy comenzamos unas reflexiones alrededor de su libro “La Fuerza de Amar”. Con estas reflexiones deseamos encaminarnos para recordar en el año 2022 los 60 años de la primera visita del Dr. King a Puerto Rico. 

En 1963 el Rev. King, publicó una serie de sermones bajo el nombre de “La Fuerza de Amar”. Nos dice King en el prefacio que “estos sermones fueron escritos originalmente para mi pasada feligresía en la Iglesia Bautista de la calle Dexter en Montgomery, Alabama y de mi presente feligresía de la Iglesia Bautista Ebenezer en Atlanta, Georgia”. Señala que fueron predicados “durante y después de las protestas de los autobuses en Montgomery, Alabama”. El contexto histórico de estos sermones es importante para poder, no sólo entenderlos desde lo teológico, sino desde su valor y profundidad para una práxis pastoral profética militante.  

El propósito de estos sermones era para King “enfrentar el mensaje cristiano ante los demonios sociales que cubren nuestros días y el testimonio y la disciplina personal que se requiere”. El propósito de estos sermones es igualmente importante que el contexto histórico porque nos permite obtener los elementos esenciales para darle forma a una práxis pastoral profética militante encarnada.

Coretta Scott King, esposa de King, escribió en el 1981 una introducción donde señala que “… este libro es el mejor libro que explica el elemento central de la filosofía de la no violencia de Martin Luther King, Jr.: su creencia en una presencia divina amorosa que une toda la vida. Esta creencia fue la fuerza detrás de la búsqueda de mi esposo de eliminar los males sociales y en lo que él se refería a la “la estructura interrelacionada de la realidad…” El estudio concienzudo de estos sermones no sólo nos permite profundizar en el pensamiento de la práctica de resistencia no violenta del Dr. King, sino que nos permite reflexionar y autoevaluar nuestra práctica, no para imitar a King, sino para buscar evaluar nuestro compromiso con el Evangelio de la Buenas Nuevas de la justicia, la paz, la libertad y la liberación, la equidad y la solidaridad.

King, según Correta, tanto en su práctica como en su predicación “no sólo buscaba la integración de lo eterno con lo temporal, el buscó la integración de lo espiritual y lo intelectual… pero aún más profundo, la integración del visionario y el práctico”. Estos sermones nos ayudan a entender la dialéctica fundamental para una práxis pastoral profética militante. Una pastoral que tome en consideración la realidad plena del ser humano: lo físico, lo material, lo espiritual, lo intelectual, lo pastoral, lo profético y lo teológico. Una práxis pastoral profética militante que nos permita llegar no sólo al corazón de los oprimidos para su toma de conciencia como agente de su liberación, sino que nos permita llegar al corazón del opresor para su toma de conciencia como agente de opresión, maldad y pecado. Una práxis pastoral profética militante que nos permita llegar no sólo a la mente de los oprimidos para que comprendan las estructuras de muerte y opresión a su alrededor, sino que nos permita llegar a la mente del opresor para que comprenda su participación, directa o indirecta, en esas estructuras, se arrepienta y cambie su actuar. 

Concluye Correta “La lucha por eliminar los males del mundo – males tan ostentosos y autoevidentes que nos destellan desde la calle de cada ghetto y choza rural- – solo puede ocurrir a través de una profunda lucha interna. Dentro y más allá de nosotros y tocando la ética moral transcendental del amor, podremos superar estos males. El amor, la verdad y el valor de hacer lo que es correcto debe ser nuestro mapa en este viaje de toda la vida”. El estudio atento y crítico de estos sermones nos ayudará a fortalecer nuestro compromiso con los valores de las Buenas Nuevas del Reino de Dios – paz con justicia, igualdad y equidad, solidaridad y amor- y nos permitirá encontrar las fuerzas físicas, emocionales y espirituales junto a la sabiduría y la experiencia para enfrentar los retos de una pastoral profética militante para nuestro tiempo.

Estos sermones nos permitirán descubrir que sólo una práxis pastoral profética y militante basada en el amor solidario, el amor sacrificial, el amor sabio y en el amor activo podrá señalar el rumbo para hacer real las Buenas Nuevas del Reino de Dios.

Recordemos las palabras de Jesús en Juan 15:12 al 14: “Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando”.

Recordemos las palabras del Apóstol Pablo en 1 Corintios 13 1 al 3: “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve”.

Recordemos las palabras del Apóstol Juan en su primera carta en el capítulo 4 versos 19 al 21: Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero. Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano”.

          Les invito a que me acompañen en este caminar con el Dr. King y que el Espíritu nos de la sabiduría, el entendimiento y el discernimiento para descubrir su voluntad y el valor para actuar.

Continuamos…

Juan Ángel Gutiérrez Rodríguez